Home Opinión Sin “buena lid” – Ventajistas, perversos, viles

Sin “buena lid” – Ventajistas, perversos, viles

by Administrador
repper

 

Por Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com
LID, acuerdo que permite una disputa, combate, contienda, con razones y argumentos.
Lo anterior nos lleva a considerar que la conseja popular “en buena lid” significa encarar
un combate (cualquiera que sea) sometido a debidas formas, sin marrullerías, ventajas,
trampas, embustes.
Esto, se entiende, debe darse en un país democrático, regido por la Constitución y leyes que
de ella emanen. Acción entre personas honorables, dignas, probas, civilizadas, demócratas
y razonablemente inteligentes.
Lamentablemente, y me pesa reconocerlo, en México esto no se da por la sencilla razón de
que los políticos (engendrados en un partido) son sujetos deshonestos, corruptos, “mala
leche”, arrastrados, sinvergüenzas, atrofiados del cerebro, lo que impide contender con
dignidad, ética, honestidad. El 98% de las larvas que pululan en la representación popular:
diputados, senadores, gobernadores, alcaldes, funcionarios públicos; burócratas de los
poderes judicial, ejecutivo, adolecen de: corrupción e impunidad
Siempre ha sido así. Con el mismo rasero se mide a panistas, perredistas, priistas,
morenistas e integrantes de los partidos rémora. En la era moderna cómo olvidar a Díaz
Ordaz, Echeverría Álvarez, López Portillo. De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox, Calderón,
Peña, hasta llegar al infumable, impresentable, inmoral, miserable, inútil, rapaz, codicioso,
mentiroso, perverso, vil, Andrés Manuel López Obrador, quienes se movieron -más para
mal, que para bien- en el fango de la deshonestidad, deshonra, estulticia, maquinación,
beneficiando a su parentela, primer círculo, afines, borregos, chairos, engendros, que al país
y los mexicanos.
Todos, incluido el actual, dilapidaron las arcas de la nación en bienes personales,
familiares, de grupo, de “compromisos”. Hoy acumulan cuantiosas fortunas y propiedades
insultantes, vergonzosas, infames. Cada quien en su tiempo deshonró su palabra, sus
promesas de campaña, su compromiso con quienes lo votaron al poder. Ya en él, lo
usurparon en beneficio propio.
En ninguno de los casos asomó el término “lucha en buena lid”, cada uno fue ventajista,
usufructuó recursos económicos del erario público, infraestructura humana, motriz,
mediática, logística. El caso más sonado se dio en 1988, cuando utilizando el poder de la
Secretaría de Gobernación (que regenteaba la Comisión Federal Electoral, CFE) garante del
arbitraje comicial, de gobierno priista, su titular, Manuel Bartlett Díaz, (hoy morenista y
flamante Dir. Gral. de la Comisión Federal de Electricidad, por cierto, indignante
corruptazo) tiró el Sistema (de computo) en donde se contaban los votos de la elección, que
perdía el candidato priista, Carlos Salinas de Gortari, ante el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, de

la Coalición PARM, PPS, FCRN (Frente Democrático Nacional). Tras receso de casi 7
horas, al “volver el Sistema”, ya Salinas aventajaba a Cárdenas. Finalmente, el Colegio
Electoral (Cámara de Diputados) calificó la contienda y avaló el “triunfo” de Salinas de
Gortari… ¡No hubo buena lid!
Quizá la más limpia, en dónde sí hubo buena lid, fue la derrota en el año 2000 del priista
Francisco Labastida Ochoa/STPRM versus PAN en la figura de Vicente Fox, quien le dio
una paliza y sacó a patadas al PRI de Los Pinos, que durante 71 años había detentado el
poder.
Llegamos a 2018, la elección en la que el morenista (empresa familiar) López Obrador, “en
buena lid” e hito histórico arrasó en las urnas y legítimamente ganó el proceso con 30
millones 113 mil 483 votos. Incuestionable, correcto, democrático. Nuevamente perdió el
PRI, con José Antonio Meade, quedando en tercer lugar, abajo del panista Ricardo Anaya.
Todo fue terso, imparcial, “bien ganado”
Pero… una vez en la Silla del Águila, en Andrés Manuel “afloró el cobre” y se mostró tal
cual, un mal perdedor, pero magnifico sempiterno candidato presidencial, pues ya no juega
en “buena lid” con los mexicanos. Apoltronado en Palacio Nacional, tal cruel virrey, hoy se
hace su santa voluntad y quien no toleré sus pendejadas se convierte -en automático- en
enemigo de la Transformación de 4ª, en conservador, neoliberal, fifí, mafia de la
información, chayotero. Textualmente sostiene “quien no está con la Transformación de 4ª,
está contra la T4a”. No juega en buena lid.
Contra sus “fantasmas” todo el rigor de la ley. Su amasiato con la delincuencia organizada
es evidente y para muestra un botón. Los periodistas “no alineados” a la T4a, son el blanco
favorito de sicarios, gatilleros, gavilleros, a quienes con su “perdón, olvido, amnistía”
“abrazos no balazos”, “ellos también son humanos (asesinos, sicarios) y merecen nuestro
respeto” dio luz verde para cobrar vendettas, por criticarlo, exhibirlo, denunciar sus
corruptelas, nepotismo, incapacidad, nulidad, perversión.
La “cuota” es alta. En lo que va del sexenio lopezobradorista han sido asesinados 122
periodistas. Un análisis de la Organización en defensa de los comunicadores “Artículo 19”
da cuenta con nombre, fecha y medio para el que trabajó el infortunado. Tan sólo de enero
a marzo de este año, 8 reporteros han sido abatidos por sicarios, por escribir y “cubrir” la
fuente policiaca o relacionada a los cárteles.
López no juega en “buena lid”, utiliza todo el poder del Estado y “algo más” para
callarnos. Los periodistas sólo tenemos un medio, grabadora, micrófono, pluma, celular,
libreta, libertad de prensa y expresión. Él, su lengua viperina, su nicho mañanero, sus
“cuates” ilegales y las instituciones policiacas, judiciales y castrenses para atacar, acosar,
intimidar.

En la Ciudad de México no se cantan mal las rancheras. Su larva en el antiguo edificio del
ayuntamiento: Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, ha mamado todo lo malo de su
mesías. Armó un club de perversos funcionarios públicos, pagados con los impuestos de los
capitalinos y los mexicanos para acosar y torcer la Carta Magna y la Constitución local “No
juega en buena lid” Más aun cuando su guía y gurú la destapó como candidata “natural” a
la sucesión presidencial del 24.
En su nicho de poder (20 de noviembre esquina Plaza de la Constitución) la Sheinbaum
maquina junto con Martí Batres, Omar García Harfush y Ernestina Godoy, aniquilar a sus
“enemigos fantasma”, anti T4a, que pueden afectar el camino hacia 2024, utilizando todo el
Poder del Gobierno. Ataca con fiereza y cobra facturas cuando las derrotas la humillan y
“queda mal” ante López Obrador.
Esta tipa es mala jugadora, como su ídolo, no acepta que se equivocó, falló. Lo he expuesto
en este espacio: el fatal desenlace del colapso del Colegio Rébsamen (2017), siendo Jefa
Delegacional en Tlalpan, omitió, desestimó, ignoró reportes de que la ampliación del
edificio representaba un riesgo para alumnos, maestros, administrativos y padres de familia,
pues el sobre peso de la obra no resistiría. La tragedia sucedió, 29 personas murieron (la
historia es conocida), entre ellos niños de primaria y maestros. Su trofeo: la Jefatura de
Gobierno de la CDMX
Jugó en mala lid con las víctimas, lesionados y familiares de la tragedia en la Línea 12 del
Metro, en donde perecieron 29 personas y decenas más dañados de por vida. Su omisión,
irresponsabilidad, falta de supervisión del servicio, negligencia, desinterés, ocasionaron el
colapso del tren. Su trofeo: la posibilidad de ser candidata de Morena (porque lo ordena
López Obrador) a la presidencia de México en 2024.
Hoy, su venganza: “juego en mala lid” Reitero, como su titiritero no sabe perder, no
acepta la derrota “en buena lid”
Junto con Harfush, Batres y Godoy, “armaron” un compló contra la Alcaldesa de
Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, (PRI, PAN PRD) que ganó “en buena lid” la elección de la
Demarcación, a quien sembraron un escenario en complicidad con dos obesos policías
capitalinos (subordinados de García Harfush, Secretario de Seguridad Ciudadana del
GCDMX) para involucrar, perversamente, a Cuevas en un montaje agresivo, en el que los
uniformados la acusan de secuestro, agresión, discriminación.
Todo porque seguramente López Obrador la regañó por perder la Alcaldía Cuauhtémoc, su
cofre sin fondo, que representó por varios años la “caja chica” del PRD y Morena para sus
trinquetes partidistas.
Parcialmente se salieron con la suya, pues una “jueza” afín ordenó la suspensión de
funciones a Cuevas y sujeta a juicio legal en una fiscalía carnal, jueces a modo, vileza.
¡Mala lid!
*Colaborador de los Grupos Editoriales Digitales elinfluyente.mx, endirecto.mx,
lagacetametropolitana.com, algrano.mx, entresemana.mx, metropolihoy.com

Related Articles

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com